miércoles, 17 de septiembre de 2008

Tostadas Años 60

Ingredientes:

6 arepas
2 tazas de harina de trigo
6 huevos
Sal, un poquito
Agua, cantidad necesaria
1/4 kilo de queso amarillo en rebanadas
1/4 kilo de jamon en rebanadas
2 tazas de mayonesa
1 cucharada de mostaza
7 cucharadas de salsa de tomates de frasco.
Aceite para freir.

Preparación:

Las arepas se hacen de un día para otro y se guardan en el refrigerador. Se parten en dos mitades y se reservan. Mientras tanto, en un envase, se prepara una mezcla de la harina con los huevos batidos y la sal. Si queda muy pastosa, se le va agregando agua hasta que tenga una textura ligeramente aguada. Luego cada una de las mitades se va sumergiendo en esta mezcla e inmediatamente se introducen en un sartén con el aceite caliente y se fríen.
Después de haber frito las mitades de arepa se procede a armar las tostadas de la siguiente manera: Se toman dos porciones y se les unta, por una cara, la salsa rosada que se ha formado con la mayonesa, mostaza y salsa de tomate. Encima se le coloca una rebanada de queso amarillo y otra de jamón. Se unen ambas mitades y se le introduce un palillo en el centro para que se mantenga firme al cortarla para consumir. Se hace lo mismo con las demás arepas y se colocan en cada plato con dos tajadas de aguacate.

Nota: Es conveniente que las arepas se hagan con anterioridad para que estén compactas y no se desboronen al cortarlas. Si desea que la salsa rosada sea de color más intenso, puede añadirle más salsa.

Me permití darle este nombre a la tostada porque en los años 60, toda una generación de Barquisimetanos eramos asiduos comensales en el lugar donde se expendían: un restaurant muy acogedor, ubicado al final de la Avenida Vargas de esta ciudad. Un día, mi señora madre fue a comprar unas cuantas tostadas para el almuerzo. Como el lugar no estaba aún abierto al público, la hicieron pasar para despacharla a puerta cerrada. El lugar donde la ubicaron era muy cercano a la cocina y allí vio y grabó la preparación de esta memorable receta que ha quedado para la posteridad porque, lamentablemente, el lugar ya no existe, por lo cual me he atrevido a publicarla. Es que las recetas también tienen su historia....